lunes, 27 de febrero de 2012

Ut queant laxis



Ut queant laxis es el primer verso del Himno a San Juan Bautista, escrito por el historiador lombardo Pablo el Diácono, en el siglo VIII.

En la Edad Media, las notas se denominaban por medio de las primeras letras del alfabeto: A, B, C, D, E, F, G (comenzando por la actual nota la). En aquella época solía cantarse este himno a San Juan Bautista —conocido como Ut queant laxis— , que tenía la particularidad de que cada frase musical empezaba con una nota superior a la que antecedía.

De las primeras sílabas de los versos de este himno deriva el nombre las notas musicales de la notación latina moderna, idea de Guido D'Arezzo (siglo XI), como parte de su método de enseñanza del canto. Posteriormente se sustituyó la nota ut por do, pues esta sílaba facilitaba el solfeo por terminar en vocal. Probablemente do tenga su origen en Dominus.

Éste es el texto y ésta su traducción:

Ut queant laxis --- Para que puedan
Resonare fibris --- Con toda su voz
Mira gestorum --- Cantar tus maravillosas
Famuli tuorum --- Hazañas estos tus siervos,
Solve polluti ------ Deshaz el reato de
Labii reatum ----- Nuestros manchados labios,
Sancte Ioannes --- ¡Oh, bendito San Juan!

La nota si, que no formaba parte de la afinación en hexacordos de la época, fue añadida posteriormente al completar con siete notas la escala diatónica a partir de las iniciales de San Juan (Sancte Ioannes) en el último verso.