sábado, 4 de febrero de 2012

El epitafio de Seikilos

Como hablamos en clase, el epitafio de Seikilos es un antiguo monumento fúnebre encontrado cerca de Turquía. Este hallazgo es muy importante, pues el ejemplo más antiguo de una partitura completa que se ha encontrado hasta ahora y ha sido datada entre los años 200 a.C. y 100 d.C.


La música y el texto fueron escritos en una columna de mármol colocada por orden de Seikilos sobre la tumba de su mujer, Euterpe, hacia el siglo I d.C.

Evidentemente, la notación no es como la que conocemos en la actualidad (con corcheas, fusas y esas cosas) sino que se trata de una inscripción de tipo alfabético:


La transcripción sobre pentagrama es una aproximación. Aunque podemos saber la altura y ritmo de sus notas, desconocemos completamente su velocidad de ejecución (y los matices, por supuesto).


La cuestión central del epitafio, relativa a vivir el presente, también era conocida por los romanos: se referían a ella en latín bajo la expresión Carpe Diem.

Por cierto, antes de la canción (letra y música), hay también un breve texto:

ΕΙΚΩΝΗ ΛΙΘΟΣ
ΕΙΜΙ· ΤΙΘΗΣΙ ΜΕ
ΣΕΙΚΙΛΟΣ ΕΝΘΑ
ΜΝΗΜΗΣ ΑΘΑΝΑΤΟΥ
ΣΗΜΑ ΠΟΛΥ ΧΡΟΝΙΟΝ

Yo, la piedra, soy una figura.
Seikilos me puso aquí
donde soy por siempre
el símbolo de un recuerdo inmortal.

Después de escucharla me gustaría que reflexionemos en clase, ¿a qué nos recuerda este tipo de música? También podéis dejar vuestra opinión en los comentarios.



Como curiosidad, la estela fue encontrada en Aydin, Turquía, en 1883, y desapareció en 1922 durante el Holocausto de Asia Menor. Luego se encontró, rota en su base: la mujer que la tenía la usaba para apoyar una maceta en su jardín, y la base fue cortada. Hoy está en el Museo Nacional de Dinamarca.